Razones por las que necesitas una página web aunque todavía no lo sepas

Una Web es primordial para cualquier emprendimiento. Aporta visibilidad, presencia 24×7 y vías de comunicación con potenciales clientes.

4 razones básicas de por qué necesitas una Web para tu emprendimiento

Presencia online

Si querés tener cualquier tipo de emprendimiento lo primero que hará la gente es ir a buscarte a internet para más información. Es un hábito que como humanos del siglo XXI ya lo tenemos incorporado. Todo se lo preguntamos a “San Google” primero. Si Google no te registra, tu negocio está en problemas.

Además de brindar información detallada de tus productos/servicios, tendrás que tener la información concisa y correcta para ganarte la confianza del potencial cliente (quién eres, a qué te dedicas, trabajos realizados y opiniones de clientes). Todos detalles que suman a una buena experiencia de usuario y que generan confianza en el potencial comprador.

Recuerda bien esto: Hoy en día si tu marca no está en Internet es como si no existiera.

Nuevos clientes gracias a Google

Tener una página Web indexada en Google significa que puedes expandir tu visibilidad a muchísimas más personas que hagan búsquedas con palabras claves de tu sector.

Aparte de tener una buena información descriptiva de lo que ofreces, se puede reforzar con un blog donde se escriban artículos sobre tu temática. Cuanto más compartamos más visibilidad tendremos y por ende más llegada a potenciales clientes o seguidores. En el mundo de la web la publicidad tradicional no funciona. Los usuarios digitales odiamos que nos vendan pero amamos que nos brinden información que nos facilite la vida y que nos dé nuevas ideas.

Vidriera online 24x7x365

Al tener una página Web tendrás algo más que una vidriera. La gente podrá entrar a tu local online y observar los productos y servicios que ofreces las 24 horas del día, los 365 días del año sin la necesidad de que tengas que estar físicamente en tu oficina, tienda o lugar de trabajo.

La ventaja es obvia, brindarás información cada vez que alguien la necesite, en cualquier parte del mundo a cualquier hora.

Fácil comunicación

Una vez que los visitantes han visto tu web, y te has ganado su confianza para la realización de un trabajo o la compra de un producto, podrán ponerse en contacto con vos a través de tu página. Para ello podes tener el clásico formulario de contacto donde los usuarios dejan sus datos y sus comentarios, una simple dirección de correo o bien a través de WhatsApp, Messenger o Telegram.

Convencido, ¿ahora qué hago?

Crea la Web por tu cuenta

Hay soluciones muy simples de utilizar (aunque muy limitadas) para que puedas montar tu propia página Web aunque no te las recomiendo porque:

Img: PowebDesign
  • Tardarás bastante tiempo aprendiendo cómo utilizarlas. Algunas de ellas te servirán para tener presencia en internet pero en el momento que requieras de funcionalidades más complejas tu sitio no será escalable y ahí es donde comenzaran los problemas.
  • Puede que en el afán de querer lo mejor contrates servicios que excedan tus necesidades, con los gastos extras que esto genera.
  • También puede pasar lo contrario, que por querer ahorrar contrates servicios que luego serán un gran dolor de cabeza.
  • Y por último, podes contratar un mal servicio que con el tiempo no te permita escalar tu negocio. Lo barato termina saliendo caro.

¿Entonces cuál es la solución? ⬇️

Delega esta parte técnica en un profesional

Lo mejor será que delegues la parte técnica en un profesional del mundo Web y que vos te enfoques en lo que mejor sabes hacer, tu negocio.

Un buen profesional Web te dará tranquilidad con los siguientes servicios:

  • Un servicio acorde a tus necesidades y presupuesto.
  • No tendrás que preocuparte de registros, contrataciones y otros trámites.
  • Que te garantice una Web que puedas escalar con el tiempo.
  • Que no tengas ataduras de contrato en caso que quieras realizar nuevos cambios con otro profesional.
  • Que sepa aconsejarte en distintas herramientas digitales que puedan impulsar tu emprendimiento.

Recuerda que una web propia es un activo digital que te pertenece y quien la construye no es más que un “arquitecto de la web” que cumple la función de construirte tu espacio digital. Internet es de todos, hazte un lugar en el y llega a millones.